El juez 37 de conocimiento decidió negar la apelación presentada por los abogados de la defensa de Laura Moreno y Jessy Quintero, quienes están sindicadas de ser las presuntas responsables del homicidio del joven de la Universidad de los Andes, Luis Andrés Colmenares, al considerar que el proceso en su contra se encontraba ajustada a los términos previstos por la ley al reiterar que se presenta un concurso de delitos, hay más de dos indiciadas y la actuación de la Fiscalía no ha sido negligente en modo alguno.

En tal sentido, el juez explicó que los términos no se encuentran vencidos debido a que durante la primera audiencia en que se llevó a cabo la solicitud de libertad condicional para las dos sindicadas, el proceso todavía permitía que la Fiscalía presentara un nuevo fiscal de apoyo debido a la magnitud de la investigación y la importancia del caso.

Por su parte, la defensa no dudó en manifestar su inconformidad con la determinación anunciada declarando que volverá a apelar la medida con idénticos argumentos, de conformidad a lo dispuesto en las disposiciones legales vigentes.

A su turno, Jaime Lombana, abogado de la familia Colmenares, cuestionó el hecho de que a pesar de que Jaime Granados, abogado de Laura Moreno, visitaba a todos los medios de comunicación y en esta oportunidad no se había presentado a la diligencia.

“Me llama la atención de que a cada interpretación de la defensa se le busca poner obstáculos en la rueda de la administración de justicia para dedicarse a los ataques personales”, aseveró el jurista.

Respecto al tema de si los escoltas de Laura Moreno serían o no responsables de la muerte del joven estudiante, Lombana precisó que inicialmente se le “quisieron propinar una golpiza”, en la que terminaron sobrepasándose de manera que necesariamente tuvo que existir la colaboración de otras personas a efectos de trasladar y mover el cadáver sin confirmar si dichas personas hacían parte o no del esquema de seguridad de la joven.