Equipos de ayuda enfrentan pesadilla logística en Haití

0
412

Por ALEXANDER G. HIGGINS

GINEBRA (AP) — Rescatistas y provisiones de emergencia comenzaron a entrar a raudales en Haití procedentes de todo el mundo, pero Naciones Unidas advirtió el jueves que los trabajadores de ayuda están topándose con grandes desafíos al tratar de localizar a personas atrapadas bajo los escombros o al alimentar a los sobrevivientes hambrientos.

La portavoz de la ONU Elisabeth Byrs calificó al terremoto de Haití de «una pesadilla logística».

«Es un caos», agregó Byrs a The Associated Press.

Las entregas por mar eran imposibles de desembarcar en Puerto Príncipe, debido a los daños sufridos por el puerto de la capital haitiana, dijo el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Dijo que el aeropuerto de la ciudad está abierto, pero que tiene problemas para ocuparse de las decenas de vuelos entrantes con suministros y rescatistas.

Muchos de los desesperados sobrevivientes del terremoto, que temen que haya más temblores, están ocupando caminos y retrasan el transporte de alimentos y otra ayuda crucial.

La Organización Mundial de la Salud dijo que los fuertes daños sufridos por al menos ocho hospitales en Puerto Príncipe están retrasando la capacidad de los médicos para atender a miles de heridos.

Varios hospitales del área se derrumbaron por el terremoto, pero la organización Médicos Sin Fronteras halló un par en buenas condiciones y está atendiendo a cuantas víctimas pueden.

Las autoridades haitianas pronosticaron una aterradora cifra de más de 100.000 muertos tras el terremoto de magnitud 7 que semidestruyó gran parte de la capital Puerto Príncipe.

El jueves partió de Brasil un avión de la fuerza aérea con un hospital de campaña y 46 militares del área de salud, entre médicos y enfermeros, con equipo para un centro quirúrgico, unidad de terapia intensiva, equipo de rayos X y módulos para atención ambulatoria.

También salió otro avión con 31 bomberos que trabajarán en tareas de rescate y otra nave con 13 toneladas de alimentos y agua. El miércoles salieron dos aviones con un total de 21 toneladas de agua y alimento.

Por otro lado, el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, definió un plan de emergencia para atender los cinco problemas más graves detectados por las fuerzas brasileñas en Haití: inhumación de muertos, socorro médico de heridos, remoción de destrozos, refuerzo de seguridad en las operaciones y distribución de ayuda, en especial agua y comida.

Brasil encabeza la misión de paz de la ONU y tiene el mayor contingente militar en Haití, con 1.266 soldados.

En Vietnam, los líderes asiáticos recordaron el jueves sus propias experiencias con desastres naturales al ofrecer ayuda a la devastada Haití, como parte de un esfuerzo internacional masivo para aliviar los efectos de la catástrofe.

La devastación en Haití es familiar para Indonesia: un sismo en la costa occidental del país en 2004 desencadenó un maremoto que mató a unas 230.000 personas en 14 países, la mitad de ellas en Indonesia.

«Como país que se ha visto devastado por una situación similar, estamos tremendamente entristecidos por lo que ocurre en Haití», dijo el canciller Marty Natalegawa en una reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Vietnam. «Instamos a la comunidad de la ASEAN, incluyendo nosotros, por supuesto, a hacer todo lo que podamos para ayudarles».

Naciones Unidas dispusieron de 10 millones de dólares de sus fondos de emergencia mientras los trabajadores de la organización internacional y los soldados de mantenimiento de la paz estacionados desde hace tiempo en Haití enfrentaban sus propias pérdidas. La sede central de la ONU en Haití se desplomó y hay por lo menos 16 muertos y 150 desaparecidos.

Los 200 trabajadores de la ONU en Haití trataban de distribuir bizcochos y otros elementos de ayuda, pese a saqueos y la amenaza de violencia en una nación plagada por la anarquía.

La Cruz Roja calculó que unos tres millones de personas necesitan ayuda, desde agua y alimentos hasta alojamiento y agregó que muchos podrían necesitar asistencia durante todo un año.

La movilización mundial para ayudar a Haití se aceleró el jueves cuando un vuelo chino con elementos de ayuda de emergencia aterrizó en Puerto Príncipe. Funcionarios británicos dijeron que rescatistas llegaron a la vecina República Dominicana con perros entrenados y equipo pesado. El grupo debía llegar a Haití el jueves por la tarde.

Dejar respuesta