Fernández intenta llevar a Zelaya a República Dominicana

0
506

Por RAMON ALMANZAR

SANTO DOMINGO — El mandatario Leonel Fernández anunció el viernes que el presidente derrocado Manuel Zelaya llegaría el domingo a República Dominicana, para lo cual manifestó su esperanza de que las autoridades de facto de Honduras no pongan obstáculos.

Este constituye el segundo intento de sacar a Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde ha permanecido confinado desde su sorpresivo regreso al país el 21 de septiembre.

«A partir del domingo y el lunes tendremos a ambas figuras del mundo político hondureño en la República Dominicana», dijo Fernández en una inesperada rueda de prensa.

Aseguró que ha sostenido conversaciones telefónicas con Zelaya y el presidente electo de Honduras Porfirio Lobo para coordinar un «diálogo político» entre ambos.

«Nosotros esperamos que con esta decisión que han asumido las dos figuras centrales de la situación hondureña no haya ninguna dificultad para que el presidente Zelaya pueda salir de Honduras, que no se establezca ninguna condicionalidad para que pueda venir a la República Dominicana», expresó Fernández.

El miércoles fracasó un primer intento de sacar al presidente derrocado de Honduras para trasladarlo a México debido a que el gobierno del presidente de facto Roberto Micheletti no concedió un salvoconducto para permitirle abandonar la delegación diplomática.

Zelaya declaró por vía telefónica a la AP que agradece el gesto de Fernández «que significa su intención de resolver la crisis hondureña en su afán de beneficiar a Centroamérica».

«Estamos analizando la propuesta de él y nos estamos comunicando con el presidente Fernández», añadió.

Lobo había anunciado sus planes de visitar esta semana República Dominicana pero los cambió a último momento y no está confirmado que los haya reprogramado.

En Tegucigalpa, el ministro de Información del gobierno de facto René Zepeda dijo a la AP que «el gobierno no ha recibido ninguna petición de salvoconducto de Zelaya o del gobierno dominicano».

Las autoridades de facto sostienen que contra Zelaya hay una orden de captura y debe enfrentar acusaciones judiciales en Honduras, por lo cual para abandonar la embajada se requiere una autorización especial. El gobierno de Micheletti condicionó la partida de Zelaya a que lo haga en calidad de asilado político.

El viernes por la mañana, un diplomático brasileño había dicho que Zelaya podría permanecer en la embajada hasta el 27 de enero, día en que acaba el actual periodo presidencial y debe ser juramentado un sucesor. Más tarde el asesor del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Marco Aurelio García, negó que se le haya impuesto ese plazo al mandatario depuesto.

«No hay ningún limite de tiempo para la estancia de Zelaya en la embajada… el gran problema para nosotros es que Zelaya no esté en la sede del palacio de gobierno», declaró en Lima el asesor en asuntos internacionales de Lula, en donde se encuentra de visita junto al mandatario y el canciller brasileños.

Un comunicado conjunto de Lula y su colega anfitrión Alan García condenó «de la forma más enfática la inaceptable negativa, por las autoridades de facto de Honduras en completo desafío al derecho internacional, de conceder el salvoconducto para la salida del presidente constitucional José Manuel Zelaya Rosales a México».

El mandatario fue derrocado por militares que lo sacaron del país el 28 de junio con el aval de la Corte Suprema y del Congreso, que designó a Micheletti para completar el periodo presidencial y entregarle el cargo al ganador de los comicios del 29 de noviembre.

Desde entonces, los partidarios de Zelaya han realizado protestas casi cotidianas para exigir su restitución. El viernes manifestaron unas 300 personas para conmemorar el 10mo aniversario de radio Globo, que ha mantenido una línea editorial crítica al golpe de estado.

(AP)

Dejar respuesta