Obama recuerda a los muertos de Fort Hood; condena los asesinatos

0
555

Por BEN FELLER

FORT HOOD, Texas, EE.UU. — Uno por uno, el presidente Barack Obama dio el martes los nombres y los antecedentes de las 13 personas asesinadas el jueves pasado durante un tiroteo en la base militar de Fort Hood, rindiéndoles honores y denunciando la «lógica retorcida» que condujo a sus muertes.

«Ninguna fe justifica estos actos asesinos y cobardes. Ningún Dios justo y amoroso los ve con favor», dijo Obama a la multitud en una cálida tarde en Texas. «Y por lo que él ha hecho, sabemos que el asesino se topará con la justicia, en este mundo y en el próximo».

Obama dijo que la nación jamás debe olvidar a los hombres y mujeres muertos a tiros en Fort Hood. Nunca mencionó por su nombre al mayor Nidal Hasan, el psiquiatra militar acusado de las muertes.

En cuanto a las víctimas y los soldados que se apresuraron para darles ayuda, Obama dijo: «No necesitamos asomarnos al pasado en busca de grandeza, porque está justo frente a nuestros ojos».

El mandatario encabezó un acto en memoria de las víctimas en la enorme fortificación militar de Fort Hood, al que asistió una multitud estimada en 15.000 personas.

El tiroteo mató a 12 soldados y un civil, hirió a 29 y dejó a una nación aturdida y en busca de respuestas. Muchas de las preguntas giran alrededor de si el supuesto atacante tenía lazos con alguna ideología islámica extremista.

El presidente ha tratado aparentemente de buscar un tono equilibrado: prometió una pesquisa completa del tiroteo, pero ha dicho poco sobre el caso, mientras los investigadores buscan un motivo. No han pasado más de dos semanas desde que Obama acudió a la base Dover de la Fuerza Aérea en Delaware, para honrar a 18 soldados muertos en Afganistán.

En un discurso preparado, Obama dijo que el hecho fue una tragedia en parte porque los militares murieron en tierra estadounidense y no en un campo de batalla.

El presidente encabezó una ceremonia de luto para los hombres y mujeres que estaban trabajando en un lugar, dicho en palabras de Obama, en el que «nuestros soldados debían sentirse muy seguros».

Cuando Obama regrese a Washington, el costo de las guerras en las que está involucrado Estados Unidos lo seguirá acompañando.

Su temario del miércoles: Otra junta de guerra sobre Afganistán y la colocación de una ofrenda floral por el Día de los Veteranos en el Cementerio Nacional de Arlington.

Dejar respuesta