Ida se fortalece a categoría 2 y llegaría el martes a EEUU

0
395

Por CATHERINE E. SHOICHET

CANCUN, México (AP) — El huracán Ida, elevado a categoría 2, rozó la ciudad turística de Cancún el domingo con lluvias y vientos en su ruta al Golfo de México, y las autoridades estadounidenses emitieron un alerta de huracán para las costas de los estados de Misisipí, Alabama y Florida.

El alerta en Estados Unidos, que significa que se espera la llegada de un huracán en las próximas 24 horas, se extendía la noche del domingo desde Pascagoula, Misisipí, hasta Indian Pass, Florida.

Otros avisos —de tormenta tropical y de atención por posible huracán— estaban vigentes para la mayor parte de la costa del Golfo de México, incluida Nueva Orleáns.

Los vientos sostenidos de la tormenta se ubicaban cerca de los 168 kilómetros por hora (105 millas por hora), dijeron los meteorólogos en el Centro Nacional de Huracanes en Miami. El huracán podría cobrar más fuerza en las próximas horas al desplazarse en las aguas del golfo, según indicaron.

El domingo por la noche, el centro de la tormenta estaba a unos 640 km (400 millas) al sur-sureste de la desembocadura del río Misisipí.

Los meteorólogos dijeron que el primer huracán del Atlántico que se encamina a Estados Unidos este año se debilitaría al acercarse a tierra, adonde llegaría la madrugada del martes.

Así y todo, algunos habitantes no se mostraban preocupados.

«Aunque les estamos diciendo a todos que se preparen, mi instinto me dice que probablemente no será tan grave», dijo Steve Arndt, director del embarcadero Bay Point en Panama City, Florida.

En Luisiana, el gobernador Bobby Jindal declaró el estado de emergencia el domingo, una precaución que libera recursos en la entidad para cualquier situación de urgencia grave. La Guardia Nacional y las agencias estatales fueron puestas en alerta elevada, de forma que haya personal y vehículos disponibles de ser necesario.

Nueva Orleans no estaba incluida en el alerta de huracán, pero los funcionarios locales pedían a la población que se preparara para posibles ráfagas de viento de hasta 96 kph (60 mph).

Por la mañana, las autoridades cubanas emitieron un comunicado en el que informaban que Ida produciría «lluvias fuertes e intensas… con acumulados en 24 horas entre 50 y 150 milímetros con valores puntuales entre 150 y 250 milímetros, sobre todo en Pinar del Río y la Isla de la Juventud», regiones del extremo occidental de Cuba, y habría vientos «sostenidos de entre 50 y 70 kph» en esa zona.

En México, ráfagas de viento azotaron las palmeras, y los pescadores retiraron sus botes del agua mientras la lluvia y las olas caían sobre Cancún y el vecino Puerto Juárez.

Héctor Aguilar Zaldívar, vocero del gobierno municipal de Cancún, dijo que los hoteles de la ciudad tenían una ocupación del 50%, proporción normal para esta época del año.

A medida que arreció el viento y cobraron fuerza las lluvias intermitentes, los restaurantes y clubes nocturnos cercanos a las playas comenzaron a cubrir sus ventanales con planchas de madera laminada.

Sin embargo, para la tarde había quedado claro que Ida no azotaría con toda su fuerza ni Cancún ni Cuba, más allá de las lluvias y vientos que se habían pronosticado.

Juan Granados, subdirector de Defensa Civil para el estado de Quintana Roo, donde se encuentra Cancún, dijo que 1.500 residentes habían sido evacuados de la isla de Holbox, en el extremo norte de la península de Yucatán, como medida de precaución. Se cree que todos se estaban hospedando con parientes o amigos en la península, y podrían volver a sus casas al día siguiente.

El gobernador estatal Félix González Canto dijo que el huracán no había causado inundaciones importantes ni daños.

«Fuimos afortunados de que nunca impactó tierra», afirmó.

Dejar respuesta