Marmato: ¿reubicación o ambición minera?

0
700

Los habitantes de Marmato no están seguros de que su reubicación en la vereda El Llano no se relacione con el proyecto de explotación minera a cielo abierto que plantea la empresa canadiense Medoro Resources Ltda. Tampoco creen que esta sea la mejor opción para hacer de su municipio uno de los más solventes económicamente en Caldas.
Aproximadamente 8.000 habitantes de Marmato (Caldas) podrían quedarse sin su patrimonio histórico, cultural, social y económico, luego de la reubicación del municipio proyectada por el Gobierno local, departamental y nacional.
Según un estudio de Ingeominas, la zona de Marmato se caracteriza por fuertes y largas pendientes afectadas por la erosión natural y la causada por el hombre, lo que facilita la presencia de derrumbes, hundimientos del terreno y avalanchas de rocas.
El alto riesgo ha conllevado a que desde hace 20 años se hable de su traslado. Sin embargo, solo hasta el 2006, después de un fuerte deslizamiento de tierra en la cabecera municipal, se reasentaron hacia la parte baja del pueblo la estación de Policía, la Alcaldía, el hospital, la escuela y el colegio.
Pese a esta problemática, para los habitantes la decisión de situar en su totalidad a Marmato en la vereda El Llano obedece más a la presencia de la empresa exploradora canadiense Medoro Resources Ltda.
“A Marmato han llegado varias multinacionales en diferentes años. Lo curioso es que cuando ponen el ojo en el oro, de inmediato salen problemas que nosotros no percibimos, y cuando se van, desaparece el riesgo”, afirma Yamil Amar Cataño, presidente del Comité Pro Defensa de Marmato.
El Pesebre de Oro de Colombia, como se le conoce a la zona por ser una de las mayores fuentes auríferas del país, desde hace 470 años se dedica a la explotación de este y otros minerales, base de su economía y de municipios aledaños como Caramanto, Supía y Riosucio.
“La intención es explotar el depósito y adelantar un proyecto socialmente responsable y sostenible, que conlleve importantes transformaciones tecnológicas, sociales y culturales, y brinde desarrollo al país”, asevera Alessandro Cecchi, gerente de exploración del Proyecto Marmato de la empresa Medoro.
Para las comunidades indígenas (16,7%) y afrocolombianas (56,5%) que residen en este municipio, detrás de la llegada de la compañía, sucesora de Mineros Nacionales, lo que hay es un problema económico representado en el cierre y venta de las minas.
CIELO ABIERTO VERSUS SOCAVÓN
El gerente Alessandro Cecchi asegura que la primera exploración se está realizando desde comienzos del 2010 con perforaciones diamantinas (en roca), y en un año se podrá estimar la cantidad total de mineral que contienen los yacimientos.
“La operación prevé una explotación a cielo abierto, con un volumen de extracción diario hasta de 40 mil millones de gramos y una producción anual calculada en más de 250.000 onzas. Además, se contempla el montaje de la infraestructura como planta de beneficio, presa de colas, depósito de estériles, laguna de almacenamiento de aguas, depósito de suelos y campamentos, entre otros”, dice.
tomado de terra.com.co

Dejar respuesta