Miles de Somalies huyen por el hambre.

La ONU, entrega cinco toneladas de alimentos.

0
636

Miles de somalíes llegan a diario a los campamentos de acogida en Kenia y Etiopía ante la hambruna que padecen producto de la fuerte sequía que azota a Somalia, la peor en 60 años. La Organización de Naciones Unidas (ONU) entregó cinco toneladas de alimentos y medicinas para asistir a los niños desnutridos.

En los últimos días han llegado más de 20 mil refugiados a Kenia y Etiopía, explicó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), António Guterres.

Existe “un dramático aumento en el número de refugiados que atraviesan la frontera desde Somalia huyendo del conflicto y la sequía. Desde principios de julio, unas 11 mil personas han llegado a Etiopía y más de ocho mil 600 a Kenia. El promedio de llegadas diarias a Etiopía y Kenia está en torno a las mil 700 y mil 300 personas, respectivamente”, señaló Guterres.

Según las Naciones Unidas, la situación tiene a casi 11 millones de personas de la región en «emergencia humanitaria», además, señala que podría acabar con la vida de un millón de niños desnutridos.

La portavoz en Somalia del fondo de Naciones Unidas para la infancia (Unicef) precisó que la ayuda humanitaria para asistir a los afectados por la hambruna fue transportada este domingo por avión a la región de Baidoa, centro de Somalia, después de que “los rebeldes levantasen la prohibición a las operaciones de las agencias de cooperación extranjeras”.

«Fue un éxito y un primer paso para la entrega de suministros por vía aérea en Somalia. Esta es la primera operación de este tipo en dos años», afirmó.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), uno de los pocos organismos humanitarios con acceso a las regiones más damnificadas de Somalia, alertó este domingo que la malnutrición en el sur y centro de Somalia “alcanzó el nivel más alto en el mundo”, lo que está llevando a los niños «al borde de la muerte».

El CICR afirmó que uno de cada 10 niños está en riesgo de morir de inanición.

«La población no es capaz de soportar más tiempo las duras condiciones climáticas, como la actual sequía, a lo que se agrega tener que sobrevivir a conflictos armados y otro tipo de violencia», refirió Andrea Heath, coordinadora de Seguridad y Economía del CICR para Somalia.

El comité de la Cruz Roja señaló que incluso en las zonas tradicionalmente agrícolas del país africano casi 11 por ciento de los niños menores de cinco años padece desnutrición aguda severa. Esto implica que corren riesgo de morir de hambre.

La pasada semana, la ONU lanzó formalmente un llamamiento de 136,6 millones de dólares a los donantes para atender las necesidades urgente en el cuerno de África, fuertemente afectado por el cambio climático.

Dejar respuesta