‘Negro Vladimir’ sindica a Pérez García de ordenar masacre

0
1437

En el marco del juicio que se adelanta contra el excongresista César Pérez García, por la masacre de Segovia (Antioquia) el temido paramilitar Alonso de Jesús Baquero, alias “Negro Vladimir”, manifestó que el exparlamentario efectivamente tuvo conocimiento de los múltiples homicidios perpetrados en la población antioqueña con la anuencia de los coroneles Tamayo y Navas, los cuales ordenó en el transcurso de una reunión celebrada en Medellín entre Fidel Castaño y el entonces parlamentario.

“Nosotros iniciamos un plan de extermino de la izquierda del Magdalena Medio orientado desde los Estados Unidos por medio de la Escuela de las Américas, y escogieron a campesinos de esa zona como diseño o modelo para derrotar a las guerrillas colombianas desde su raíz”, explicó el paramilitar, además de afirmar que dicho proceso comenzó a implementarse desde la base militar de Tolemaida, que para aquella época estaba bajo la dirección del general Farouk Yanine Díaz.

A cargo de la región de Segovia, Baquero comenzó a identificar algunos objetivos militares entre sindicalistas, miembros de la UP y estafetas de la guerrilla, contra quienes se adelanta una ofensiva militar destinada a seleccionar un grupo específico; tarea que resulta siendo interrumpida por algunos líderes locales entre quienes señaló a Pérez García, quien tomó la determinación de adelantar la ofensiva por la fuerte presencia de la izquierda que tradicionalmente estaba asociado como uno de sus fortines políticos.

Determinación tomada tras un encuentro con los más altos jefes de las estructuras paramilitares, quienes cuestionaron su labor en la región y el abandono en que tenía la zona pese a los “resultados” que había tenido contra algunos blancos selectivos, debido a que por su pasado guerrillero se presumía que estaba encubriendo a su enemigo.

“Lo que pasa es que Segovia y Remedios, toda esa zona había habido presencia de hijos, nietos y bisnietos de guerrilleros desde la creación del Eln”, manifestó “Negro Vladimir” al tiempo que señalaba que si bien él hubiera preferido realizar un trabajo de tipo selectivo que no terminara valiéndoles la enemistad del pueblo entero el alto mando ordenó que la masacre se hiciera porque así se había decidido.

Una vez se tomó la determinación de acabar con todo lo que pudiera estar asociado a la guerrilla, se adelantaron una serie de cruces de listas que estaban en poder del Batallón Bomboná y la Brigada a cargo de custodiar la seguridad de la zona, con el fin de practicar la incursión armada, tras haber reunido a sus hombres en la hacienda Sebastopol.

“La lista se hizo para matar 60 personas pero solamente encontramos cuarenta y pico y esos se mataron”, recordó con frialdad pasmosa el guerrillero además de reconocer que como algunas de las personas estaban bebiendo se procedió a reunirlas en la plaza del pueblo frente a la estación de policía.

EL ENCUENTRO

De acuerdo con el testimonio del exparamilitar, uno de sus subalternos le informó que en reiteradas oportunidades Pérez García solía emborracharse y manifestar que a los miembros de la Unión Patriótica pensaba “echarlos a plomo de Segovia”, al tiempo que aseguraba que el congresista también había participado en la creación del movimiento “muerte a revolucionarios del nordeste antioqueño”.

“La masacre de Segovia me la encomendaron los jefes luego de una reunión de este señor, Henry Pérez y César Pérez García en Medellín”, aseguró el temible paramilitar quien al principio de su carrera delictiva también militó en la guerrilla de las Farc.

De acuerdo con el testimonio, el encuentro fue grabado con el fin de que las personas involucradas no se “echaran para atrás”, además de que la que llamó en repetidas ocasiones como “La organización” tenía ese tipo de actividades entre sus lineamientos porque se tenía la certeza de que los políticos que hacían parte de esos encuentros eran muy vengativos.

Según el testimonio del Negro Vladimir, a la cárcel de Palmira han ido un sinnúmero de abogados, con el fin de que evitara involucrar a políticos y militares con sus declaraciones, no obstante lo cual el paramilitar aseveró que entre los asistentes a ese tipo de encuentros con líderes paramilitares era habitual ver a personalidades políticas como el expresidente Julio César Turbay Ayala o Alberto Santofimio Botero.

“Lo que ocurría era que el señor César Pérez García quería matarlos a todos y pues para eso se necesitaba una bomba atómica; y lo que ocurrió fue una bomba atómica”, agregó el paramilitar, insistiendo en que el principal objetivo era eliminar cualquier foco de guerrilla que hubiera en el municipio.

“Desde un comienzo en la masacre de Segovia comencé a comentar acerca de la participación de César Pérez García ante la Fiscalía”, aseveró el paramilitar quien para la época de los hechos les manifestó a sus jefes que la lucha con la guerrilla iba a ser larga y de carácter fratricida.

“Desde un comienzo en la masacre de Segovia comencé a comentar acerca de la participación de César Pérez García ante la Fiscalía”, aseveró el paramilitar quien para la época de los hechos les manifestó a sus jefes que la lucha con la guerrilla iba a ser larga y de carácter fratricida, además de que parte de la financiación para adelantar el atroz crimen provenía de la compañía minera Frontino Gold Mines.
Juan Carlos Millán
terra.com.co

Dejar respuesta