Murió Ingvar Kamprad, el fundador de IKEA

0
1491

El mundo del diseño de interiores está de luto. Ingvar Kamprad, el fundador de la cadenas de muebles de IKEA, murió a los 91 años el sábado en su casa de Smaland, en Suecia, tras una «breve enfermedad», según informó la empresa. La vida de emprendedor está entrelazada con la compañía que fundó a los 17 años en la granja de su familia.

«Será muy extrañado y recordado con afecto por su familia y el personal de IKEA en todo el mundo», anunció en Twitter la firma. La compañía de Kamprad formó un imperio que emplea en la actualidad a 190 mil personas en varias partes del mundo y genera un volumen de negocios de 38 mil millones de euros. La marca tiene tiendas en más de 50 países, principalmente en Europa. Sin embargo, en América Latina solo está presente en República Dominicana.

En Suecia, pusieron la bandera media asta en homenaje al fundador de IKEA.
En Suecia, pusieron la bandera media asta en homenaje al fundador de IKEA.

Kamprad nació en 1926 en una familia de granjeros en el sur de Suecia y a los 17 años fundó una compañía que rápidamente logró el éxito. De muy chico, el empresario comenzó a vender cajas de fósforos a los vecinos desde su bicicleta. Luego, descubrió que podía comprarlas muy baratas al por mayor en Estocolmo y venderlas a un precio bajo teniendo un buen beneficio. De los fósforos pasó a la venta de pescado, decoraciones navideñas, semillas y, más tarde, lápices y lapiceras.

Al poco tiempo dejó las ventas puerta a puerta y empezó a anunciarse en diarios locales y gestionó un catálogo improvisado de venta por correo. Para aprovechar hasta el último recurso que tenía, el empresario distribuía sus productos a través de la camioneta lechera local, que las llevaba hasta la estación de tren cercana.

En 1950 introdujo por primera vez los muebles en su catálogo. Eran obra de fabricantes locales en la zona boscosa cerca de su casa. Ante el éxito que tuvieron, pronto decidió retirar todos los demás productos y centrarse en muebles baratos. La receta de la gran aceptación de IKEA estaba en que propuso muebles originales, pensados para ser armados por el usuario y a precios bajos.

En su juventud, el fundador de IKEA simpatizaba con el nazismo.
En su juventud, el fundador de IKEA simpatizaba con el nazismo.

En 2017, la fortuna del emprendedor sueco era de 43.300 millones de francos suizos (46.300 millones de dólares). Esto lo ubicó en el tercer puesto de los multimillonarios europeos, según la revista económica suiza Bilan.

Los escándalos que opacaron su éxito

Sin embargo, la vida de Kamprad también estuvo marcada por varios escándalos. La difusa organización de su empresa llamó la atención. Las funciones ejecutivas, la estrategia y la concepción de los productos se encuentran en Suecia, pero desde un punto de vista jurídico y contable, IKEA está dividida en fundaciones y empresas en Holanda, Luxemburgo, Suiza y Liechtenstein.

Por está razón, la Comisión Europea abrió en diciembre de 2017 una investigación a Ikea sobre posibles ventajas fiscales indebidas acordadas por Holanda al grupo, el cual asegura que es conforme a la normativa comunitaria.

En 1994, un diario reveló los vínculos de Kamprad en su juventud con una filial del partido nazi de Suecia durante y después de la Segunda Guerra Mundial. En una carta a sus colaboradores, Kamprad admitió que había sido «el mayor error de su vida».

Dejar respuesta